Mascarillas y Pantallas contra el Covid-19

[Total: 1   Average: 5/5]

¿Qué es una mascarilla higiénica o quirúrgica?

Una mascarilla quirúrgica es un dispositivo médico desechable que se puede comprar en ortopedias y farmacias  y que protege contra los agentes infecciosos transmitidos por “gotas”. Estas gotitas pueden ser gotas de saliva o secreciones del tracto respiratorio superior cuando el usuario exhala. Estas máscaras son dispositivos de un solo uso y no deben ser usadas por más de 3 a 8 horas.

¿De qué está hecha?

Una mascarilla quirúrgica está hecha de tres capas: una capa de filtro hecha de un polímero fundido, más comúnmente polipropileno colocado entre dos capas de tela no tejida. El material fundido es el que impide que los microbios salgan de la máscara.

Una máscara quirúrgica puede tener diferentes formas: plisada (lo más frecuente es que tenga tres pliegues longitudinales que se puedan desplegar), pico de pato (lo que permite mantener los labios ligeramente separados) y concha moldeada. Una barra nasal interna con un borde alto y ajustable mejora enormemente la calidad del ajuste a la cara y por lo tanto la eficacia de la máscara. Además, ayuda a reducir el empañamiento de las gafas.

¿Quién debe usar una máscara quirúrgica?

Un paciente contagioso debe usar una mascarilla quirúrgica tan pronto como se sospeche el contagio, porque la mascarilla evita que el paciente contamine su entorno y su medio ambiente. Si la lleva el cuidador, la mascarilla quirúrgica protege al paciente y a su entorno (aire, superficies, equipo, zona quirúrgica). Una mascarilla quirúrgica también puede proteger al usuario del riesgo de salpicaduras de fluidos biológicos. En este caso, la mascarilla quirúrgica debe tener una capa impermeable. También puede estar equipada con una visera para proteger los ojos.

¿Cuáles son las normas?

Las mascarillas quirúrgicas se prueban en la dirección de la exhalación (de dentro a fuera). Las pruebas tienen en cuenta la eficacia de la filtración bacteriana.

En Europa, deben cumplir con la norma europea EN 14683, que tiene 3 niveles de eficiencia de filtración bacteriana (BFE1, BFE2, Tipo R):

Tipo I: eficacia de filtración bacteriana > 95%.
Tipo II: eficacia de filtrado bacteriano > 98%
Tipo IIR: 98% y resistente a las salpicaduras

En los Estados Unidos, deben respetar las normas de la ASTM que tienen tres niveles de protección (desde el nivel 1 de bajo riesgo de exposición a fluidos hasta el nivel 3 de alto riesgo de exposición a fluidos).

¿Protegen las mascarillas quirúrgicas contra el COVID-19?

Una mascarilla quirúrgica no protege contra los agentes infecciosos “transportados por el aire”, por lo que no evitará que el usuario se contamine potencialmente con un virus como el coronavirus. Sin embargo, según los expertos, si todo el mundo (tanto las personas contaminadas como las personas sanas) lleva una mascarilla quirúrgica y respeta las medidas de higiene y distanciamiento social, podría ser posible reducir el riesgo de transmisión del virus.

De hecho, se recomienda el uso de mascarillas en la lucha contra el SARS-CoV-2 debido al efecto Van Der Waals: La malla de la máscara actúa como una barrera electrostática, de modo que las partículas quedan atrapadas en gran medida por la acción electrostática. Cuando una partícula muy pequeña como el SARS-CoV-2 se encuentra con una fibra, se pega a ella permanentemente. La multitud de fibras no tejidas multiplica las posibilidades de una colisión y por lo tanto la eficiencia del filtro

 

¿Qué es una mascarilla FFP?

Es un equipo de protección personal que evita que el usuario inhale aerosoles (polvo, humo, neblina) así como vapores o gases (desinfectantes, gases anestésicos) que son peligrosos para la salud. También protege a quienes los usan de la inhalación de “gotas” de agentes infecciosos.

¿De qué está hecho?

Esas máscaras generalmente constan de cuatro capas:

una capa exterior ;
una capa de filtro no tejida, generalmente hecha de microfibra de polipropileno para capturar el virus ;
un respaldo acrílico para el soporte de la máscara;
y una capa interna para la comodidad facial.

Las FFP pueden ser aislantes y filtrantes. Los respiradores filtrantes consisten en una mascarilla y un dispositivo filtrante. Dependiendo del tipo de filtro, la máscara será efectiva sólo contra partículas, sólo contra ciertos gases y vapores, o contra partículas, gases y vapores. Las mascarillas filtrantes a veces también pueden estar equipadas con una válvula de exhalación para mejorar la comodidad del usuario. La válvula evita la condensación dentro de la máscara, el empañamiento de las gafas y ayuda al usuario a inspirar y espirar con facilidad. Los respiradores pueden ser desechables o reutilizables. En el segundo caso, es posible reemplazar el filtro cuando está lleno.

¿Cuáles son las normas?

Las mascarillas FFP se prueban en la dirección de la inspiración (de fuera a dentro). Las pruebas tienen en cuenta la eficacia del filtro y las fugas en la cara.

En Europa, deben cumplir con la norma europea EN 149: 2001 que tiene tres clases de respiradores de partículas desechables (FFP1, FFP2 y FFP3):

FFP1 se refiere al menor filtrado de las tres mascarillas con una filtración de aerosol de al menos un 80% y una fuga al interior de un máximo de un 22%. Esta máscara se utiliza principalmente como una máscara antipolvo (renovaciones en el hogar y diversos tipos de trabajo).
Las máscaras FFP2 tienen un porcentaje de filtración mínimo del 94% y una fuga al interior del 8% como máximo. Se utilizan principalmente en la construcción, la agricultura y por profesionales de la salud contra los virus de la gripe.
Las máscaras FFP3 son las máscaras más filtrantes de las FFP. Con un porcentaje de filtración mínimo del 99% y máximo del 2% de fuga al interior, protegen contra partículas muy finas como el amianto.

En los Estados Unidos, los respiradores deben cumplir con las normas del NIOSH (Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional). Dentro de este estándar, hay varias clases de respiradores dependiendo del grado de resistencia al aceite:

Clase N: sin resistencia al aceite. Se distingue entre N95, N99 y N100. El número que sigue a la letra indica el porcentaje de filtración de las partículas en suspensión.
Clase R: máscara resistente al aceite hasta ocho horas. Aquí también se distingue entre R95, R99 y R100.
Clase P: máscara completamente resistente al aceite. También hay P95, P99 y P100.

¿Las Mascarillas FFP protegen contra el Covid-19?

Los respiradores de clase FFP2 o FFP3 (normas de la UE) y de clase N95 (normas de los EE.UU.) son los que ofrecen la máxima filtración de partículas y aerosoles. Disponibles en ortopedias y farmacisa, son los que mejor protegen al usuario de los agentes infecciosos transportados por el aire, es decir, de la contaminación por un virus como el coronavirus, el SARS, el H1N1, etc. Siguen siendo la protección nº 1 en caso de brote como la que estamos experimentando hoy en día.

¿Quién debe usar una mascarilla FFP?

Los cuidadores tienen la obligación de usar un respirador cuando cuidan a un paciente que está infectado o que se sospecha que lo está. Todo aquel que quiera tener la mejor protección debido a su trabajo o porque está en contacto con personas de riesgo y/o trabaja en un ambiente de riesgo debe usar un respirador. Sin embargo, los respiradores deben ser sometidos a una prueba de ajuste antes de ser usados para prevenir cualquier fuga y ofrecer la mejor protección.

 

¿Qué es una Pantalla?

Un protector facial proporciona una protección casi completa por su efecto antiproyección en las tres áreas por las que entra el virus: la boca, la nariz y los ojos. Las pantallas faciales se usan principalmente en la reanimación. Se pueden limpiar o desinfectar fácilmente, por lo que se pueden reutilizar, y permiten un cierto grado de flujo de aire sin dolor para la persona que las usa.

¿De qué está hecho?

Las pantallas faciales están hechas de pantallas de plexiglás transparentes o de plástico que protegen contra gotas y chispas potencialmente infectadas.

¿Protegen las caretas contra el COVID-19?

Según los expertos, las pantallas faciales no son suficientes para proteger eficazmente contra el coronavirus si se usan sin una máscara. Son una capa de barrera adicional, para usar con una mascarilla quirúrgica, por ejemplo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *