Corrector de Espalda para aliviar el dolor

[Total:0    Promedio:0/5]

Un aparato ortopédico o corrector de espalda para la parte baja de la espalda puede ser un elemento efectivo de un plan de tratamiento integral para ciertas afecciones de la columna vertebral, y puede proporcionar apoyo para la columna vertebral a medida que ésta se cura después de una cirugía de la espalda.

 

También llamada órtesis lumbosacra, o LSO, un aparato ortopédico para la espalda puede ser recetado por un médico o comprado sin receta médica. Los aparatos ortopédicos de venta libre están disponibles sin la recomendación de un médico, y es importante usar estos dispositivos de acuerdo con las instrucciones proporcionadas para prevenir lesiones adicionales en la parte baja de la espalda. Este artículo se enfoca en los correctores para la espalda recetados o recomendados por un médico.

Objetivos y mecanismos de los Correctores de espalda con el fin de aliviar el dolor

 

Una prescripción de un corrector de espalda generalmente tiene algunas metas complementarias:

 

  • Reducir la tensión muscular y el dolor en la parte baja de la espalda
  • Mejorar la postura para redistribuir el peso en la columna vertebral
  • Proporcionar un ambiente saludable para la curación de las estructuras de la columna vertebral
  • Aumentar la función durante la actividad diaria

 

Los objetivos anteriores se logran mediante los mecanismos básicos de la órtesis de espalda durante el uso. Los mecanismos de alivio del dolor varían un poco según el diseño del aparato ortopédico, pero en general un aparato ortopédico es capaz de hacerlo:

1. Proporcionar apoyo adicional para la columna vertebral. Un corsé ortopédico para la espalda o corrector de espalda puede agregar estabilidad cuando la parte baja de la espalda es inestable debido a estructuras de la columna vertebral lesionadas o debilitadas. Al sostener el torso en una postura segura y de apoyo, un corsé ortopédico para la espalda puede ayudar a proporcionar un ambiente de curación saludable para la lesión actual y prevenir lesiones adicionales.

2. Reducir la presión sobre las estructuras de la columna vertebral. Un corsé ortopédico para la espalda puede ayudar a descargar parte del peso que normalmente se coloca en la parte baja de la espalda, reduciendo la presión sobre las articulaciones, los discos y los músculos de la columna vertebral. Al reducir la presión espinal, un corsé ortopédico para la espalda puede disminuir la tensión muscular dolorosa que es una reacción protectora común después de una lesión.

3. Reducir el rango de movimiento durante la curación. Un corsé ortopédico para la espalda se utiliza para prevenir o restringir los movimientos dolorosos, como torcer la columna vertebral o doblarse hacia adelante, hacia atrás o hacia un lado. Limitar los movimientos y posturas dolorosas también puede ayudar a mejorar la conciencia de la posición del cuerpo (propiocepción), lo que permite al usuario ajustar conscientemente la postura para mejorar la salud de la espalda.

4. Reducir el micromovimiento entre los segmentos vertebrales. Los aparatos ortopédicos también limitan el exceso de micromovimientos en un segmento particular de la columna vertebral o fractura vertebral, limitando así el dolor causado por la tensión muscular y las articulaciones o raíces nerviosas irritadas.

 

La adición de un corrector de espalda a un régimen de tratamiento ha demostrado en algunos estudios que mejora la movilidad y las puntuaciones de dolor mejor que sólo la fisioterapia y la medicación para el dolor. Sin embargo, se necesita más investigación para confirmar este hallazgo.

 

 

Tipos de correctores de espalda o aparatos ortopédicos para la espalda usados para aliviar el dolor en la parte baja de la espalda

 

Los correctores para la parte baja de la espalda varían en su composición para ayudar a tratar una variedad de condiciones de dolor de espalda, desde esguince muscular severo hasta curación postoperatoria. La mayoría de los aparatos ortopédicos para la espalda están hechos de materiales similares, pero difieren en su rigidez y control postural.

 

Generalmente, los soportes para la espalda se clasifican como flexibles, semirrígidos y rígidos. Los aparatos ortopédicos rígidos tienden a usarse para casos moderados a severos de dolor y/o inestabilidad, como para ayudar a la curación de fracturas de la columna vertebral o después de una cirugía de la espalda. Los aparatos ortopédicos semirrígidos y flexibles se utilizan para el dolor más leve o moderado.

 

Las órtesis flexibles están hechas de un material suave, como mezclas de algodón/elástico, lona y/o neopreno (un tipo de caucho sintético y flexible). Estos aparatos incluyen corsés, cinturones lumbares y cinturones sacro iliacos.

 

Los cinturones o corsés lumbares flexibles vienen típicamente en una variedad de tamaños y diseños. Una abrazadera de corsé se ve similar al corsé de una mujer, y permite algunas flexiones limitadas. Los corsés típicamente incluyen varillas verticales de metal o plástico en la parte delantera, trasera y/o en los lados de la órtesis que proporcionan estabilidad y alguna restricción de movimiento.

 

Los cinturones lumbares y los cinturones sacroiliacos proporcionan una mayor restricción de movimiento y, por lo general, están hechos de un tejido más resistente sin tirantes.

 

Los corsés y cinturones flexibles pueden ayudar a aliviar el dolor en la parte baja de la espalda:

1. Aplicar una ligera presión en el torso para ayudar a ajustar la postura y desplazar el peso de la columna vertebral

2. Proporcionar algo de soporte espinal adicional para aliviar la presión de los músculos debilitados o lesionados.

3. Limitación moderada de la amplitud de movimiento para permitir algo de flexión y torsión. Por ejemplo, mientras se usa un aparato ortopédico flexible, puede ser posible inclinarse hacia adelante lo suficiente como para tocar la parte superior de la rodilla, pero no más allá de las rodillas.

4. Reducir el micromovimiento en una articulación floja o debilitada mediante la compresión del torso o la pelvis (especialmente en los cinturones de las articulaciones lumbares y sacroiliacas).

 

Relajar los músculos tensos a través del calor de la órtesis

Se recomienda consultar con un médico sobre el tamaño adecuado y el ajuste de un aparato ortopédico flexible para asegurarse de que sea seguro de usar y que probablemente proporcione un alivio eficaz del dolor.

 

Órtesis rígidas y semirrígidas para el dolor de espalda baja

Los refuerzos rígidos consisten en una capa resistente de material (típicamente algodón o lona) que envuelve el torso, e incluye paneles rígidos que cubren el frente, la espalda y a veces los lados del refuerzo. Algunos modelos incluyen barras de plástico duro o de metal que cubren el exterior de la órtesis.

 

Una órtesis de espalda que combina elementos de órtesis flexibles y rígidas se puede denominar órtesis semirrígida. Por ejemplo, un cinturón lumbar flexible puede incluir acolchado adicional o insertos de plástico moldeado para un soporte y estabilidad adicionales.

 

Los aparatos ortopédicos rígidos y semirrígidos ayudan a aliviar el dolor en la parte baja de la espalda:

1. Aplicar presión en el torso para mantener la columna vertebral en una postura saludable y desplazar el peso de la columna vertebral al abdomen.

2. Brindar apoyo significativo para aliviar la presión de las estructuras raquídeas debilitadas o lesionadas, incluyendo los músculos, las articulaciones, los discos y las raíces nerviosas.

3. Reducir significativamente el rango de movimiento para prevenir la mayoría de las flexiones hacia adelante, hacia atrás y de lado a lado, así como la mayor parte de la rotación del tronco.

4. Reducir drásticamente el micromovimiento en un segmento de la columna vertebral o fractura, mejorando las posibilidades de curación exitosa al limitar la irritación por el choque de los movimientos bruscos.

5. Reducir la tensión muscular a través del calor del aparato ortopédico

 

En un estudio, el índice de discapacidad y las puntuaciones de dolor mejoraron más cuando los participantes usaron un corsé rígido en comparación con un corsé flexible.

Una abrazadera rígida para la espalda puede ser hecha a la medida o ensamblada a partir de una selección de piezas prefabricadas. En cualquier caso, un médico, un ortopedista que se especialice en el diseño y la colocación de aparatos ortopédicos u otro profesional de la salud calificado medirá y colocará el aparato ortopédico para asegurarse de que sea seguro, cómodo y eficaz.

 

Cuándo considerar un corsé ortopédico

Se recomienda consultar con un médico antes de usar un corsé ortopédico para la espalda. La evaluación de un médico ayudará a determinar si es probable que un aparato ortopédico sea beneficioso, así como el tipo de aparato que se necesita y cómo se debe usar.

Es importante recordar que los correctores para la espalda se prescriben como uno de los aspectos de un programa de tratamiento integral, y que usar un aparato ortopédico por sí solo o no de acuerdo con la recomendación de un médico puede causar más lesiones e incrementar el dolor.

 

Condiciones que pueden beneficiarse del uso del corrector de espalda

Además de otros tratamientos no quirúrgicos, un corrector para la espalda puede ayudar a curar y aliviar el dolor de las siguientes afecciones:

  1. Curación postoperatoria. Se puede prescribir un aparato ortopédico rígido después de una cirugía de la columna vertebral con el objetivo de reducir la presión sobre la columna vertebral, agregar estabilidad y limitar los movimientos y micro-movimientos para proporcionar un ambiente saludable de curación. Un cuestionario completado por los cirujanos de la columna vertebral encontró que la razón más común para el uso de aparatos ortopédicos después de la cirugía era limitar la actividad y el movimiento. El mismo cuestionario mostró que los aparatos ortopédicos para la espalda se recomendaban generalmente entre 3 y 8 semanas después de la cirugía, pero la duración difería según las necesidades del paciente.
  2. Espondilolistesis istérmica. Se ha demostrado que el uso de un corsé rígido para la espondilolistesis istérmica minimiza la cantidad de deslizamiento vertebral y mejora significativamente la capacidad de caminar y los niveles de dolor.2 Un corsé rígido limita el exceso de movimiento en el segmento fracturado, ayudando a controlar el dolor y reduciendo potencialmente el daño a las articulaciones, los nervios y los músculos.
  3. Espondilólisis. Similar a la espondilolistesis istérmica, se puede recomendar un aparato ortopédico semirrígido o rígido para minimizar los micromovimientos dolorosos a nivel de fractura vertebral, reduciendo el dolor y permitiendo potencialmente la cicatrización de la fractura. Se cree que una férula lumbar puede prevenir o reducir el deslizamiento vertebral (espondilolistesis istérmica).
  4. Osteoartritis. La inestabilidad y los micro movimientos dolorosos de la osteoartritis espinal pueden reducirse con el uso de un corsé rígido o semirrígido. Además, un aparato ortopédico puede reducir la presión sobre las articulaciones facetarias afectadas, aliviando el dolor y facilitando los movimientos cotidianos, como pasar de una posición sentada a una de pie, o viceversa.
  5. Fracturas por compresión vertebral. Se puede recomendar un corsé rígido o semirrígido para las fracturas por compresión vertebral con el fin de reducir los micromovimientos a nivel de la fractura o de las vértebras afectadas, así como para reducir la presión sobre la columna vertebral.
  6. Enfermedad degenerativa de disco/ hernia de disco lumbar. Cuando un disco espinal se rompe y/o se hernia, un corsé rígido o semirrígido puede ayudar a estabilizar y reducir las micro-movimientos en el segmento espinal afectado. También se puede usar una abrazadera para la espalda para limitar la flexión y la torsión y para ayudar a soportar parte del peso que los discos normalmente soportan.
  7. Estenosis espinal. El objetivo de los aparatos ortopédicos para la estenosis lumbar es reducir la presión y limitar los micromovimientos en la parte inferior de la columna vertebral, que pueden causar irritación de las raíces nerviosas y dolor radicular. En algunos casos, un aparato ortopédico puede ayudar a ajustar la postura o a desplazar el peso hacia el abdomen.
  8. Tensión y tensión muscular. En casos relativamente raros, se puede recomendar un corsé flexible para el esguince muscular en la parte baja de la espalda. Un corsé ortopédico para la espalda puede ayudar a aliviar la tensión muscular al reducir la presión sobre la columna vertebral, reduciendo así la cantidad de fuerza necesaria en los músculos para sostener la columna vertebral. Además, el calor del aparato ortopédico puede ayudar a relajar los músculos tensos, contribuyendo al alivio del dolor. Por lo general, no se recomienda un corsé ortopédico para la espalda en caso de lesión o debilidad muscular durante más de 2 a 4 días.

 

 

En algunos casos, es posible que no se recomiende un corsé ortopédico para la espalda para las afecciones mencionadas anteriormente si es probable que otros tratamientos sean igual o más efectivos, como la fisioterapia, la aplicación de calor o hielo y/o los analgésicos.

No se ha demostrado que los aparatos ortopédicos para la espalda ayuden a aliviar todo el dolor en la parte baja de la espalda. Un estudio encontró que los pacientes con condiciones específicas de dolor de espalda son más propensos a reportar alivio del dolor después de usar un corsé ortopédico que los pacientes con dolor de espalda inespecífico.3

 

Factores para el éxito de la férula

Algunos factores conocidos que contribuyen al éxito de la férula incluyen:

1. Usar la férula como se aconseja. La adherencia al uso de un corsé ortopédico para la espalda es uno de los factores más importantes para el éxito, aunque hay muchas razones por las que los corsés pueden ser difíciles de usar, como la incomodidad o la interferencia en las actividades diarias. Si un corsé ortopédico para la espalda es demasiado incómodo o incómodo, el médico puede ayudar a ajustarlo. Se recomienda consultar con un médico antes de dejar de usar el aparato ortopédico por completo.

2. Viendo un aparato ortopédico como una ayuda positiva. Un estudio encontró que el uso del corsé ortopédico para la espalda proporciona resultados más efectivos cuando se piensa que es potencialmente beneficioso y se mantiene una actitud positiva con respecto a sus efectos.4 El aliento y el apoyo de familiares, amigos o compañeros de trabajo pueden ayudar a mejorar las actitudes sobre el uso del corsé ortopédico para la espalda y sus resultados finales.

3. No depende de la férula para el alivio a largo plazo. Por lo general, se recomiendan los aparatos ortopédicos para la espalda a corto plazo. Se cree que usar un aparato ortopédico por más tiempo del recomendado contribuye a la atrofia muscular y a la dependencia del aparato ortopédico, que en última instancia puede debilitar la espalda, aumentar las probabilidades de lesión y empeorar el dolor.

 

Si el médico no cree que un corsé ortopédico para la espalda sea beneficioso, no se recomienda usarlo de todos modos.

 

Cómo usar y usar un corsé ortopédico para la parte baja de la espalda

Un corsé ortopédico recetado debe venir con instrucciones de uso y mantenimiento del médico, del fabricante del corsé ortopédico o de ambos. Estas instrucciones pueden incluir información sobre la colocación de la férula, la colocación y extracción de la férula, y la limpieza y el cuidado de la férula.

 

Es importante usar un corsé ortopédico para la espalda de acuerdo con las instrucciones proporcionadas con el corsé ortopédico y/o aconsejadas por el médico que lo prescribe. Muchos correctores de espalda se ajustan especialmente para las necesidades del paciente y su cuerpo, y si se usan incorrectamente pueden causar más lesiones y empeorar el dolor.

 

Usar un corsé ortopédico para la espalda

La mayoría de los aparatos se colocan siguiendo unos pocos pasos generales:

  • Envuelva la órtesis alrededor de la espalda con las alas contra cualquier lado del torso.
  • Conecte los dos extremos a través del abdomen
  • Haga ajustes más precisos a la tensión y presión de la férula; normalmente, los pequeños ajustes se hacen usando dos lengüetas de tracción a cada lado de la férula.

 

Alcanzar a envolver el corsé detrás del cuerpo puede ser difícil con una espalda dolorida, y puede ser aconsejable conseguir la ayuda de un compañero o amigo.

El dolor al colocarse la órtesis también puede evitarse colocando primero la órtesis en una silla con las alas abiertas para que, al sentarse, las alas estén a ambos lados del cuerpo. Luego, sosteniendo las alas, levántese y asegure la parte delantera de la abrazadera.

Por lo general, es necesario usar una camisa debajo de la órtesis para minimizar la irritación de la piel. Algunos médicos pueden incluso recomendar o proporcionar camisas que funcionen mejor. En general, una camisa ajustada y hecha de tela de algodón suave evitará la irritación. Una camisa holgada puede agravar la piel.

Limpieza e higiene del corrector de espalda

La limpieza regular tanto del aparato como de la piel puede ayudar a prevenir erupciones o lesiones cutáneas. Si se produce una irritación significativa de la piel, puede ser necesario dejar de usar el dispositivo ortopédico durante varios días mientras la piel sana.

 

Cuidado de la piel

Usar un corsé ortopédico para la espalda de manera inadecuada puede agravar la piel, causando que se desarrollen llagas o sarpullidos. Lavar la piel debajo del aparato todos los días ayudará a evitar que la suciedad y la piel muerta se acumulen y causen irritación.

Demasiada humedad debajo de la órtesis puede irritar la piel y potencialmente causar llagas y/o deterioro de la piel. Por esta razón, evite usar lociones o humectantes debajo de la órtesis.

Es común tener algunas manchas rojas en la piel después de quitarse el aparato ortopédico. Estas manchas deben desaparecer en 15 a 30 minutos. Si no desaparecen, o si el aparato deja una erupción o moretón en la piel, es posible que no se ajuste correctamente y debe ser ajustado por un médico o especialista.

 

Limpieza del corrector de espalda

El fabricante del aparato ortopédico suele proporcionar instrucciones específicas de lavado, que deben seguirse para preservar la longevidad y la eficacia del aparato ortopédico.

La mayoría de los aparatos ortopédicos para la espalda no están diseñados para ser lavados o secados a máquina; por lo general, se recomienda lavarlos a mano con agua y un jabón suave. Cualquier acolchado o panel adicional debe ser removido primero y lavado por separado. Una órtesis debe colocarse plana o colgarse para que se seque.

Asegúrese de que la órtesis se enjuague bien y se seque completamente antes de usarla, ya que es más probable que una órtesis húmeda o jabonosa irrite la piel. También puede ser una buena idea remover cualquier suciedad, polvo o escombros en la órtesis usando un rodillo de pelusa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *