5 consejos para promover la independencia en adultos con discapacidades

Independencia de una persona discapacitada
[Total:0    Promedio:0/5]

La vida independiente implica, en esencia, garantizar que las personas con discapacidad tengan más libertad para tomar decisiones en la vida y que reciban apoyo para las decisiones que toman.

La idea es promover una mayor capacidad de elección para las personas con discapacidad en términos de dónde viven, con quién viven y el nivel de asistencia necesario para ayudarles a llevar a cabo su vida diaria.

El resultado final de una sociedad que incorpora la vida independiente de las personas con discapacidad es una mejor integración en una sociedad en la que tanto la persona con discapacidad como su familia se sienten más aceptadas e incluidas.

El siguiente artículo destaca cinco de los mejores consejos para ayudar a promover la independencia en adultos con discapacidades. Al informarse sobre estos consejos e incorporarlos a sus propias vidas, las personas más cercanas a las personas con discapacidades pueden ayudar a asegurar una transición más suave a la vida independiente para los adultos con discapacidades.

 

Trabajo/Voluntariado

El trabajo da a las personas un sentido de propósito en la vida, sean o no discapacitados. Al permitir que una persona discapacitada encuentre trabajo, se le puede dar la sensación de que está participando en la sociedad, lo que mejora su independencia. Tener la oportunidad de trabajar o ser voluntario también mejora la confianza en sí mismo y las habilidades interpersonales.

Al ayudar a construir amistades y hacer que las personas con discapacidad se sientan más incluidas en la sociedad, el trabajo, ya sea voluntario o remunerado, es una de las formas más poderosas de promover la vida independiente en adultos con discapacidad.
Independencia Física

Cosas simples como poder acostarse y levantarse fácilmente, son importantes para desarrollar la independencia de una persona discapacitada. Cuando una persona discapacitada siente que puede realizar estas tareas sola, se siente útil.

Una cama eléctrica articulada puede ayudar a una persona discapacitada a aumentar su sensación de independencia.  Una cama eléctrica puede aliviar el dolor al reclinarse en varias posiciones y ángulos. Las camas eléctricas también aumentan los niveles de confort y facilitan la movilidad de las personas discapacitadas. El resultado final de usar una cama eléctrica ajustable es una mejor sensación de independencia física.

También se puede promover la independencia física de un ser querido discapacitado dándole la opción de asumir responsabilidades diarias como cocinar, lavar, hacer la cama o planchar, dependiendo de su nivel de discapacidad.
Red de Soporte

Cuando una persona con discapacidad tiene una red de apoyo confiable, su sentido de independencia aumenta mucho. Pero cuando se construye una red de apoyo, es importante concentrarse en un par de puntos clave:

Proporcione apoyo, no control

Es vital distinguir entre dar apoyo a una persona discapacitada y controlar lo que hace. El primero aumenta su autoestima y aumenta su sentido de independencia, el segundo es restrictivo y disminuye cualquier sentimiento de poder tomar sus propias decisiones.

La sutil diferencia entre soporte y control radica en el lenguaje que usted utiliza. Si le dices a una persona discapacitada qué hacer todo el tiempo, significa que estás controlando su vida. Cuando usted hace el cambio sutil de preguntarle a alguien lo que le gustaría hacer en una situación dada, usted le da poder a esa persona dándole la habilidad de elegir.

Establecer una Red de Apoyo de Confianza

Un factor importante que contribuye a aumentar la independencia de una persona con discapacidad es tener una red de apoyo de confianza a su alrededor. Cuando una sola persona cuida y apoya a alguien con una discapacidad, la persona discapacitada se vuelve dependiente de esa persona.

Una gran parte de la promoción de la independencia consiste en involucrar a otras personas en el apoyo a un familiar o ser querido discapacitado. No es necesariamente fácil romper el ciclo de depender de una sola persona porque la confianza toma tiempo en construirse.

Un buen lugar para comenzar a establecer una red de apoyo confiable es comenzar cerca de casa. Haga que otros miembros de la familia, parientes o incluso vecinos participen en el apoyo y la asistencia de su ser querido. De esta manera, puede permitir que la persona discapacitada prospere y mejore su sensación de independencia con el tiempo.

 

Construya Confianza

Es importante crear confianza entre las personas con discapacidades para que sientan mayor convicción cuando tomen decisiones sobre todo en la vida. Una buena manera de fomentar el crecimiento y la independencia es permitir que una persona discapacitada elija a sus amigos y los pasatiempos que desea realizar durante su tiempo libre.

Aumente la confianza lentamente permitiendo que los adultos con discapacidades primero tomen pequeñas decisiones sobre la vida diaria: por ejemplo, déjelos decidir qué cocinar para la cena. Con el tiempo, su confianza aumentará y su independencia se ampliará.

Otra gran manera de crear confianza es registrar a la persona que usted apoya para que vote en las elecciones. El autoestima de alguien con la capacidad de votar, pueden sentir que están haciendo una diferencia tanto en su comunidad como en la sociedad en general.

 

Dinero

Además de la independencia fomentada por el establecimiento de una red de apoyo de confianza y el fomento de la confianza, es importante que las personas con discapacidades se sientan financieramente independientes.

El dinero es un indicador importante de independencia porque representa la forma definitiva de control sobre cómo uno vive su vida. La independencia financiera de las personas discapacitadas puede adoptar la forma de algo tan simple como tener acceso a una cuenta bancaria y a una cuenta de ahorros regular si la situación lo permite.

O bien, la independencia financiera puede lograrse simplemente proporcionando al adulto discapacitado cualquier dinero discrecional que tenga y dándole la opción de gastarlo a su antojo.

Promover la vida independiente en adultos con discapacidad implica un esfuerzo multifacético para permitir una mayor variedad de opciones en muchos aspectos de la vida de una persona con discapacidad. Para recapitular, algunas de las mejores maneras de promover la vida independiente entre los discapacitados son:

Ayudar a la persona discapacitada a establecer una red de apoyo fiable que proporcione apoyo, no control.
Construir confianza permitiendo a la persona con discapacidad la libertad de tomar más decisiones en su vida diaria.
Delegar ciertas responsabilidades financieras a una persona discapacitada para que sienta una sensación de independencia financiera.
Promover la independencia física utilizando ayudas tales como camas ajustables y dando a las personas discapacitadas la opción de realizar sus actividades diarias, incluyendo cocinar y limpiar.
Ayudar a la persona discapacitada a sentirse más incluida en la sociedad encontrando trabajo remunerado o voluntario para ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *